martes, 14 de julio de 2020

Reescalada


F.G. Un miedo nuevo. Collage de palabras encontradas. 
Un miedo nuevo que es el miedo de siempre.
John Baldessari. Retrato: la identidad del artista oculta con varios sombreros, 1974

lunes, 13 de julio de 2020

La ventana cegada

F.G. Ventana cegada en Viniegra de Arriba. 05.2020.
Una ventana resume y explica buena parte del conocimiento acumulado por la especie humana a lo largo de su tormentosa historia.
Es un vacío que no pone en riesgo el refugio del grupo sino que lo potencia y lo amplía hacia el exterior, un vacío que le da sentido y utilidad a la construcción que lo define; un alarde de equilibrio entre lo hueco y lo macizo, entre lo pesado y lo ligero; un observatorio desenfilado de los riesgos que acompañan el ser visto por los otros;
es 
una posibilidad viable y sostenible para el control de la iluminación y de la oscuridad; una opción de salubridad inmediata sin coste alguno para nadie;
es una fuente inagotable de información; un vehículo privilegiado para la curiosidad, sana y morbosa; un marco liviano desde el que atender a la cambiante belleza de las cosas próximas y a la estabilidad aparente de las lejanas;
es una barrera segura desde la que torear los peligros de la vida evitando sus cornadas; un púlpito o un patíbulo, a conveniencia y según vengan dadas;
pero, con todo y con eso, a veces cegamos una ventana y al cegarla, de paso, derrumbamos todo un mundo de posibilidades.
Una especie de metáfora que explica cómo somos y de lo que somos capaces.

F.G. Obturador. Carretera entre Las Viniegras. 05.2020.
(Estas dos fotografías forman parte de mi exposición las horas de luz, que estará abierta en en EspacioArteVACA, de Viniegra de Abajo, La Rioja, hasta finales de agosto)

viernes, 10 de julio de 2020

La carta del jinete

F.G. La carta del jinete. 06.2020. Foto de Jesús R. Rocandio.
Los aparejos de los caballos han vuelto por una temporada a las cuadras donde pasaron su vida útil, hace ya mucho tiempo. Curiosos artilugios, aparentemente sencillos: a través de la flexibilidad del cuero el pulso tenso del jinete transmite firmeza, control e instrucciones precisas al animal, y establece la dirección del coyuntural centauro, y marca su velocidad. Desde el punto de vista plástico, y más allá de sus usos recreativos más o menos desviados, los arreos resultan tan atractivos como sugerentes, e inspiraron a los surrealistas, pero no solo. Richard Serra utilizó cinturones de distintos materiales, desde la goma hasta las barras de neón, pasando, naturalmente, por el cuero, para experimentar con sus diferentes pesos y rigideces, para jugar con su distinta resistencia tras clavarlos en la pared, con su volumen, sujetos entre sí, estáticos, dibujando algo que, según confesó, se inspiraba en las pinturas de Jackson Pollock.
F.G. La carta del jinete. 06.2020. Foto de Gabriel Santolaya.
Esta pieza, que titulo La carta del jinete porque la considero segunda parte de La carta del herrero, que hice para mi exposición “ropavieja” en Lomos de Orios, (ambas creadas a partir de objetos encontrados en los lugares donde se realizaron: allí ferralla de la herrería del Pájaro y aquí aperos conservados en la Casa Bernáldez), tiene esa referencia lejana pero viaja, simultáneamente, en otra dirección: al estar colgada de las vigas del techo es una pieza móvil, dinámica, que aprovecha a su favor la cambiante luz del lugar y a partir de ella genera sombras, dibujos fugaces, inestables, efímeros. También, si el aire lo propicia, genera leves sonidos del roce del cuero y más raramente el golpeteo metálico causado por el entrechocar de los estribos.
F.G. La carta del jinete. 06.2020. Foto de Gabriel Santolaya.
En ambas “cartas” ha sido imprescindible el humilde fondo de una tela de lino, una preciosa sábana de un antiguo ajuar doméstico. El dadaísmo nos enseñó que la mejor manera de elevar un objeto cotidiano a la categoría de obra de arte era colocarlo  sobre una peana o enmarcarlo, estupenda metáfora para ilustrar la voluntad del artista como factor esencial en la determinación de lo que ha de ser considerado como obra de arte, más allá del trabajo manual. Esa sábana aísla a la pieza del confuso fondo de las paredes de la cuadra, la enmarca, realza su tridimensionalidad, y sirve de lienzo donde se escribe La carta del jinete, un mensaje secreto de bella caligrafía incógnita que se proyecta como las viejas historias sobre una pantalla que cubre una pared. 
Un juego de luces y sombras.
F.G. La carta del jinete. 06.2020. Foto de F.G.