miércoles, 18 de mayo de 2016

De caza. (Oído al vuelo)

F.G. Vanitas. Cementerio de San Francisco. Santiago. 03.2016.
"Hasta el toro todo es rabo", dice la gentil veterinaria con una airosa revolera, tomándose las partes (nobles) por el todo. O viceversa, que tanto monta.


F.G. San Isidoro. León. 03.2016.
"Autoindependiente" llama la embelesada abuela a su queridísima nieta, que va haciéndose cargo de su derecho a decidir y pasando sin solución de continuidad -y a toda mecha- desde la dependencia párvula a hacer de su capa un sayo sin encomendarse ni a Dios, ni al Diablo, ni a la yaya.


F.G. Vuelo. León. 03.2016.
"Horario: Abierto de 8:30 a cierre. Muchas gracias.", se anuncia con calculada imprecisión en la agitada puerta de la pastelería, porque es conveniente dejar un punto de suspense en las relaciones interpersonales y cierta esperanza indulgente para las necesidades apremiantes de los irremediables golosos con síndrome de abstinencia.


Ian Hamilton Finlay. Perezcan los tiranos del dinero. 1982.
Lapsus linguae. Se le cruzaron las letras, subvirtieron su orden natural y acabó llamando mangante al magnate de toda la vida. ¿En qué estaría pensando?

1 comentario:

  1. Pues en mi pueblo una concejala de vida genuflexa llamaba felatios a los antiguos fielatos. ¿La fuerza de la costumbre?

    ResponderEliminar