miércoles, 18 de noviembre de 2015

Yo, mi, me, conmigo

Captado del blog Glup 2.0

Siempre (y solo) hablamos de nosotros mismos. Aunque hagamos todo lo posible por que no lo parezca.

Glenn Ligon. Danos un poema (Palindrome#2). 2007.

5 comentarios:

  1. Hasta cuando hablamos en plural mayestático nuestras palabras no van más allá de reflejos narcisistas sobre el agua, unas veces clara como espejo, a menudo turbia charca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El eco de nuestra voluntad.
      De nuestra real gana.

      Eliminar
  2. Todos, hasta los que no desayunan, tomamos egos revueltos varias veces al día.
    Gracias por tu blog, siempre tan luminoso. S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así tenemos el colesterol: por las nubes.
      Vuelva cuando quiera. Siempre hay algo para picar.

      Eliminar