jueves, 10 de septiembre de 2015

El viaje al fondo del mar de Roberto Pajares




Distintos aspectos de la exposición de Roberto Pajares. Fotos de F.G.
Bajo el título “La pescadería del desierto”, Roberto Pajares ha convertido el espacio pavimentado con cantos rodados de la UPL en una gran pecera, una suerte de vivero en el que se desarrollan unas cuantas escenas marinas (que sugieren algo así como un fondo abisal con posidonia serrana atravesado por desconocidas especies; la estimulante silueta de “la Peza”, una medio sirena rampante; un banco de “peces veleta” armados y esperando en perfecto orden de combate a los cambiantes vientos; varios pescados fusiformes dignos de protagonizar calenturientos sueños húmedos; “peces lanza” coordinados en un paso de danza como soldados viejos en su cajón, y un amenazante “pez máscara”, todo él dentadura mortífera con su doble sierra a punto), con una variedad formal solo disfrutable por igual en el mostrador de una pescadería fantástica o tras la inmersión en los fondos marinos de una película inspirada por Julio Verne.

Roberto Pajares trabajando en Lomos de Orios (La Rioja).
Se trata, en palabras de su autor, de una instalación de “signos en el aire para no olvidar que nos robaron el mar,” y tiene su origen remoto en sus recuerdos de un taller de escultura que organizó en el desierto del Sahara con muchachos a los que enseñó a construir molinos de viento y veletas, y a desarrollar su capacidad simbólica como vehículo a través del que dar salida a la añoranza de un mar perdido para siempre.

Para construir su maremágnum, nuestro particular Capitán Nemo ha recurrido a materiales de diversa índole encontrados en su entorno vital (árboles caídos, el capó de un 4L desguazado, varas, chapas abandonadas, musgo,...), restos desechables que ha reutilizado transformándolos mediante su intencionada manipulación en objetos cargados de fuerza expresiva. Las huellas del proceso (soldaduras, cortes mecánicos, ensamblajes, forjados,...) enriquecen el resultado final, dominado por la omnipresencia del fuego con su huella variable, presente en acabados, texturas y colores alterados.
Los pescados desurdiéndose de la chapa del Renault... (Foto de Roberto Pajares)
...y atentos para ver desde dónde sopla el viento.

Es el trabajo de un visionario, probablemente el artista más autónomo y personal, -más libre-, de los que se dan en nuestras latitudes riojanas (por tierra, mar o aire). Alguien admirable tanto por sus obras como porque viene demostrando que se puede vivir al margen de las instituciones (incluida la artística), lejos del gusto oficial y pasando de las modas.

Poco a poco Roberto Pajares va consiguiendo lo que a veces ha contado que quiso desde muy joven: tener un jardín ilimitado donde vivir en permanente relación con la naturaleza, un lugar donde crear con pobres materiales una obra hermosa y fértil, donde acoge generosamente a sus numerosos fieles prodigando su amable hospitalidad.

Hay que aprovechar como una extraordinaria ocasión la posibilidad de ver estas singulares obras en un entorno urbano y, rodeados por ellas, sentir de la mano de Pajarito que recuperamos por un momento el mar que alguna vez nos perteneció.


Roberto Pajares
“La pescadería del desierto”
Sala de exposiciones de la
Universidad Popular de Logroño
Calle Mayor, 46
(Abierta hasta finales de septiembre de 2015)

7 comentarios:

  1. Para desierto, Logroño.
    ¡Menudo cambio climático!

    ResponderEliminar
  2. Así como la simple luz de una vela, puede destronar la más absoluta y terrible oscuridad, la destreza imaginativa del Pájaro es capaz de sacar peces de un desierto cultural y alternativo que nos rodea.

    Isatxu

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Pachi.
    Muy tierna.
    Un abrazo de los que hacen daño.

    ResponderEliminar
  4. ¡Aupa ese Pajaro-pez tan humano que sueña en voz alta!.
    ...Y gracias a Pachi por las fotos y comentarios, porque sino algunos no las hubiéramos visto y había mucha curiosidad.
    Desde Madrid un abrazo

    ResponderEliminar
  5. esos palos-lanzas quemados son muy inspiradores y personalmente me flipan.
    moltes felicitats Pájaro.

    se debe vivir al margen de las instituciones (incluida la artística), lejos del gusto oficial y pasando de las modas.

    salud!!!

    ResponderEliminar
  6. tan lejos tan cerca,siempre mojados,escurridizos.Acojonantes.besazos del flor

    ResponderEliminar