martes, 26 de mayo de 2015

Recuento

El Bosco. Extracción de la piedra de la locura. 1490.
Cuando en su círculo de orates alguien empieza a hablar de sí mismo en tercera persona es que está perdido irremediablemente. 
Max Ernst. Una semana de bondad. 1933.
Les pasa a algunos candidatos, que como síntoma complementario sostienen (contra toda evidencia) que han vuelto a ganar, y pregonan (sin ninguna credibilidad) su mejor disposición para hablar de cualquier cosa, negociando lo que sea menester con todos aquellos a los que hasta antes de ayer consideraban enemigos aniquilables.
Francisco de Goya. Capricho 27. ¿Quién más rendido? 1799.
Con tal de seguir en el machito, el ogro mayestático se convierte en perrito faldero.

10 comentarios:

  1. Los pollos, tras ser descabezados, corren como locos durante un buen rato.
    Sin rumbo, como es natural.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kentucky Fried Chicken26 de mayo de 2015, 11:26

      Y saltan en la freidora al son que se les toca.

      Eliminar
  2. Paralelísmos.... los ísmos simpre han estado muy acertados!!!
    Un abrazo esperanzador
    TeresaRoMig

    ResponderEliminar
  3. El fiambre político, como el cornudo, es el último en darse cuenta de las evidencias palmarias.

    ResponderEliminar
  4. La definición de "viejuno", a partir de la autoridad de Iñaki Gabilondo, es "lo antiguo con roña".
    Huele que trasciende.
    Necesitamos agua, jabón y aire libre cuanto antes.
    Ya.

    ResponderEliminar
  5. Curioso es el paso del tiempo que todo lo trastoca. Politikós eran aquellos ciudadanos que se preocupaban, y participaban, de lo público. Idiotikós, aquellos que cuidaban de sus propios intereses. Hoy parece que los Idiotikós han intercambiado espacios con los Politikós.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han visto una posibilidad de negocio, y estos neo-idiotikós se han pasado de listos al abusar de lo común en beneficio propio.
      Bien embadurnado de propaganda y demagogia, por supuesto.
      Gracias por la luz, Ernesto.
      Y por la música.

      Eliminar
  6. Desahuciados. Sin remedio. Zombis.

    ResponderEliminar
  7. Lo del domingo, en realidad, -y se va apreciando mejor conforme van pasando los días-, fue una hecatombe: el sacrificio de 100 reses vacunas (mayormente bueyes, pero también alguna vacaburra notable) que han hecho los ciudadanos a la diosa Democracia, hartos de tanto desmán. Pero siempre hay carneros que no se dican.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué hostión! ¿Pero qué hostión!

      Eliminar