viernes, 8 de mayo de 2015

Cuidado con las carteras

Imagen promocional francesa para Pickpocket, de Robert Bresson. 1959.










Cuenta Quevedo al comienzo de la sufrida biografía de El Buscón que las malas lenguas daban en decir que el padre de su apaleado protagonista “metía el dos de bastos para sacar el as de oros”, brillante metáfora de la sofisticada acción –pura mecánica parda- consistente en formar una pinza prensil con los dedos índice y corazón para levantarle la bolsa al distraído incauto.
Cartel para la película Pickpocket, de Robert Bresson. 1959.
Estos “tomadores del dos” han devenido con el paso del tiempo en carteristas, heredando de aquellos la cara dura, la sangre fría, la privilegiada digitación y el ojo afilado para descubrir al pardillo entre la multitud amogollonada, para luego proceder “al descuido”.
Carátula reciente para la edición australiana en DVD de Pickpocket.
Como estadios intermedios de la tumultuosa evolución de tan ágil espécimen, también están, entre otros, los llamados chinadores, los cicateros y los cortabolsas, cada uno con sus propias características, modus operandi y pelaje.
Maciej Hibner. Cartel para Pickpocket en Polonia. 1962.
En todos los casos, la pretensión del mangante es doble: que no se aprecie la discreta violencia y que el robo se detecte (porque siempre acaba por detectarse) pasado cierto tiempo, con el chorizo y el regalo lejos de la escena del atropello.
Carátula del DVD de Pickpocket en Francia.
Empieza la campaña para las elecciones municipales y autonómicas.
Prometer lo que se sabe que no se va a cumplir también es un robo.
Abandonar el programa por el que un partido político ha sido elegido es una estafa.
Hacer mal uso del depósito de expectativas, ilusión y soberanía que los ciudadanos hacen en favor de unas siglas o de las personas que las representan es un crimen.
 
Hans Hillmann. Cartel para Pickpocket en Alemania.
Cuidado con las carteras.
No hagamos el papel del “primo”. 

Ni individual ni colectivo.
Al menos, voluntariamente.

1 comentario:

  1. Yo he sido partidario de hacer las cosas a lo grande, y así se lo he dicho a mis amigos.
    Incluso robar: a lo grande y desde arriba.
    El menudeo, para otros.
    Siempre ha habido clases.

    ResponderEliminar