jueves, 9 de abril de 2015

Me gritaron negra

Dorothea Lange. Teatro para negros en Leland, Mississippi. 1937.

Hace unos días escuché en la calle a un chavalito de cuatro años que, angustiado y pesaroso, le preguntaba a su padre mientras caminaban apresurados: "¿verdad, papá, que yo no soy musulmán?." Se ve que siguen madrugando la discriminación y el odio al distinto, y mezclándose raza, religión y los miedos atávicos más diversos. 

Victoria Eugenia Santa Cruz. Me gritaron negra. Perú. Circa 1968.

Algo parecido le pasó a Victoria Eugenia Santa Cruz -excelente artista y folclorista afroperuana- cuando, siendo muy niña, unas voces en la calle le gritaron "negra", y lo sintió como la ofensa despreciable que pretendía ser hasta que hizo de esa característica racial la base de su orgullo individual y colectivo, porque "ser negro suena lindo y tiene ritmo."
Negra, ¿y qué?
Ahí está la llave.
Omar Victor Diop. El estudio de las vanidades: Aminata Faye. 
Lo cantaban también Sly & The Family Stone por los mismos años: "Don't Call Me Nigger, Whitey". No me llames negrata, paliducho.
Un grito orgulloso en legítima defensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario