miércoles, 4 de febrero de 2015

Siga la flecha


Sigurdur Gudmundson. De dónde venimos, quiénes somos, a dónde vamos. 1976.

Hay personas que lo tienen claro desde muy pronto, y diseñan y controlan su itinerario vital con precisión. Como diría un cursi, tienen una "hoja de ruta".
Manuel Álvarez Bravo. La señal. 1967.

La mayoría no tiene esa suerte, o no la tiene siempre, y está sujeta a las indicaciones exteriores, unas imperativas y otras más o menos proclives a ayudar, pero a menudo bastante confusas.
F.G. Encrucijada. Oyambre. 06.2013.
A veces resultan atractivas y prometedoras, entre otras cosas por lo incierto e impreciso del misterioso itinerario que sugieren
Leonardo da Vinci. San Juan Bautista. 1513-16.
y otras, conminatorias, sabes que te llevarán de cabeza al jolgorio y al desparrame, y caes en ellas de cabeza y bien a gusto.
Theo van Doesburg. Cartel para una Dadamatinée. 1923.

Moverse contra la propia voluntad es desasosegante, pero los caminos están llenos de experiencias que pueden ser enriquecedoras.
El Roto. 02.07.2014.
Depende, entre otras cosas, de la actitud del viajero, que ha de luchar por ser protagonista de su propio camino igual que trata de serlo de todos los aspectos de su propia vida.
Rogelio López Cuenca. Atravesar las ideas como se atraviesan las ciudades y las fronteras. 1988.
Y ya sabes: si te mandan por aquí, tú, por allá. 
Puestos a equivocarse, mejor que sea por una decisión propia.
Eniac Martínez. México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario