jueves, 26 de septiembre de 2013

La vida sexual de los aviones


Stanley Kubrick. Dr. Strangelove. 1964. Fotograma con la tipografía de Pablo Ferro.



Aunque el nombre de Pablo Ferro no te diga nada, es un creador extraordinario que ha estado ligado al nacimiento de algunas fórmulas de comunicación claves en la cultura de masas: por mencionar solo tres, los historiadores de la cosa lo ligan a los primeros anuncios televisivos elaborados (que superaban para siempre la fórmula del locutor que hablaba a la cámara sobre las cualidades del producto patrocinador), a la renovación formal de los trailers de avance de novedades cinematográficas y a los primeros videoclips.
Pero hoy viene a miracomosuena por otra faceta en la que no fue el más popular pero sí de los mejores: su autoría de las secuencias de títulos de crédito para películas. Comparte con Saul Bass, Robert Greenberg y otros pocos (que aportará cada cual según sus gustos) el olímpico club de creadores que tenían reservado un espacio al comienzo del film (una película dentro de otra película, en los mejores casos) de los más prestigiosos directores.
Stanley Kubrick. Dr. Strangelove. 1964.


Pablo (como era conocido y querido por la profesión) hizo para Stanley Kubrick los créditos de ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú y tras descubrir la carga priápica del material filmado convenció (sin mucho esfuerzo) al director para acumularla y ponerla en evidencia nada más empezar. Luego creó una tipografía  caligrafiada manualmente, esbeltísima para que las letras no ocultaran la belleza de las imágenes. Ya solo faltaba ponerlas a bailar al delicado ritmo marcado por Laurie Johnson.

Stanley Kubrick. Dr. Strangelove. 1964.


(Los aficionados a la música pop redescubrimos esa preciosa tipografía en la portada del Stop making sense, de Talking Heads, que recogía material de la pelicula de Jonathan Demme, pero esa será otra historia. Próximamente, en miracomosuena).

Stanley Kubrick. George C. Scott en Dr. Strangelove. 1964.  IWDRM.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario: